El clima

El clima de esta zona es de carácter mediterráneo semiárido y guarda sus peculiaridades. Estamos en la parte más árida de la isla, con una pluviometría muy baja y una fuerte insolación  que beneficia a la viña con producciones más bajas pero de mayor calidad. Los inviernos son ligeramente fríos, con una pluviometría que oscila entre los 300 y los 400 mm/año y los veranos son secos y calurosos, con valores medios de irradiación solar que superan las 2.800 horas al año.

El proceso de nuestros vinos comienza en el mes de febrero, cuando realizamos la poda de la viña, proceso que nos permite controlar la producción. A mediados de marzo las cepas empiezan a brotar y en mayo se realiza la poda en verde, eliminando el exceso de vegetación y producción. De la floración podemos disfrutar a mediados de mayo y en el mes de junio tiene lugar el envero, donde las uvas inicialmente verdes cambian a negro o amarillo en su caso.

 

Finalmente, la vendimia comienza a mitad del mes de agosto con Chardonnay, finalizando con la Cabernet Sauvignon y Callet a finales de septiembre. Por último, en el mes de diciembre vemos la caída de las hojas cuando las plantas se sumen en su letargo invernal hasta la poda.

El suelo

El viñedo está situado en plena marina de Llucmajor (Mallorca). La zona presenta una variedad interesante de tierras, desde los suelos pardos calizos, más cerca de la costa, hasta la tierra rubia que encontramos en la falda del conjunto montañoso formado alrededor del macizo de Randa. La proximidad del mar supone una gran influencia para estos suelos, que están formados por rocas calizas (margas y dolomitas) dando lugar a un suelo arcillocalcáreo y a unas tierras con tonalidades rojizas o blanquecinas y con un pH ligeramente alcalino. Estas características del suelo permiten un buen drenaje, y esto, junto con la escasa presencia de materia orgánica y la facilidad de penetración radicular, hace que el cultivo de la vid se realice en condiciones muy optimas.

  • Hoja de viñedo sobre suelo de tierra rojiza formado por rocas calizas.
  • Camino entre dos hileras de viñas donde se aprecia la tierra caliza con tono rojiza.

La Uva

  • Primer plano de una mano cortando un racimo de uva de nuestro viñedo.
  • Un racimo de uva enfocado y de fondo otros racimos y el suelo sin enfoque.

Nuestro viñedo consta de 20,6 hectáreas y está estructurado en trece parcelas, según tipo de suelo, variedades y año de plantación. La variedad mayoritaria es la Cabernet Sauvignon (8,64 ha), seguida de Merlot (4 ha), Syrah (2,4 ha) y Chardonnay (3,33 ha). También poseemos media hectárea de Callet, variedad tinta autóctona de la isla, y 3 parcelas (1,5 ha) con las variedades blancas autóctonas Prensal Blanc Giró Ros. Además, fruto de nuestra apuesta por las castas locales más interesantes, tenemos una pequeña parcela con variedades en experimentación como Gargollassa y otras.